La indignación y el derecho a marchar

Opinion
AddThis Social Bookmark Button

Por Manuel Martinez (Cianuro)


Un amigo me preguntaba hace unos días que extrañaba mis columnas de opinión, que son ácidas como mi apodo pero punzantes y concretas a la hora de hacer el resumen. La verdad no estoy escribiendo mucho sobre la contingencia ya que estoy sumergido en mi libro que debiese aparecer en Octubre “Por Fuera de la Muerte”, además sólo me he restringido a escribir entrevistas para la revista “La Noche” un fanzine para noctámbulos.

Sin duda veo y me involucro en los distintos procesos sociales que se están generando, años llevamos con un buen grupo de ciudadanos hablando y manifestándonos en contra de las Termo eléctricas a carbón, más el último tiempo se han ido sumando otro tipo de protestas que tienen relación a HidroAysen y su deplorable deseo de instalar estas centrales que no hacen otra cosa que destruir el ecosistema y la biodiversidad del área inundando una gran proporción de terreno usando el débil y poco creíble argumento de la crisis energética.

El mismo amigo me afirmaba con mucho convencimiento que si esto no se realiza estaremos en las puertas de no poder prender poco menos la luz, pero de verdad esto no es así y bien lo saben las grandes empresas y grupos que están detrás de esto, la energía es para la gran industria y principalmente para la minería

. Entonces me pregunto ¿por qué no se meten estos la mano al bolsillo y habilitan energía limpia, renovable y no convencional?, si quieren seguir llevándose el cobre que inviertan al menos en energía, de lo contrario que vayan a buscar cobre a otra parte, haber donde pueden encontrar tantas garantías. Es increíble que el 31 % del cobre este en manos de Codelco y el otro 69 % este en manos de transnacionales, ¿existe claridad cuanto paga este 69% de ese gran volumen de producción? .
Tenemos el sartén por el mango, pero nos empeñamos en tomar este sartén por la base y quemarnos, el Estado Chileno no hace su pega de proteger a los ciudadanos y sólo adecua las leyes y normativas a la conveniencia de la industria y del empresariado, el parlamento mira para el lado o dilata el tema hasta su máxima expresión y de esta manera nos comenzamos a enredar, nos entrampamos y luego se complican los gobernantes porque tienen a la mitad de chile en las calles.

Me preguntaba hace unos días quien nos podrá defender, cuando tenemos que estar atentos y a la defensiva de las transnacionales, del estado y para rematarla de los parlamentarios, quienes los elegimos para que nos representen pero ellos en muchos momentos representan sus propios intereses, los del empresariado, los de la sexta religiosa o en definitiva los intereses del sector político al que adscriben, en último termino a los ciudadanos.

MATRIZ ENERGÉTICA es el gran paso que se debe dar, crear una real y concreta matriz, pero no en las sombras o por un grupo de designados que se encierran en cuatro paredes y terminan dando una propuesta que ellos creen que es lo adecuado, sin tomar parecer a las comunidades y a los profesionales que pueden aportar mucho frente a este tipo de materias. Una Matriz energética sin involucrar a todas las comunidades y sus acores sociales, es matriz trunca. Pero no sólo pasa por eso, el segundo paso va por la regulación medio ambiental, mietras esto no este claro, mientras se tenga Ministras de Medio Ambiente floppy, que poco o nada aportan, estamos en una línea equivocada.


La movilizaciones en ningún momento disminuirán, ayer fue “Punta de Choro”, hoy HidroAysen, mañana Castilla o alguna de gruesa calibre que provoca el descontento sumado a las promesas incumplidas por parte de la autoridad que en campaña prometió cosas que no ha tenido ni tiene la intención de dar cumplimiento. El acto de truncar los compromiso hacen que la gente perciba una ilegitimidad frente al que conduce, el 36 % es probable que se mantenga o disminuya y si se sigue jugando desde el poder y no trabajando en forma seria y adecuada sólo se logrará mayor descontento ciudadano.

La Indignación no sólo crece en materias de mal trato medio ambiental y promesas incumplidas, si no además de problemas de hacer de los compromisos una suerte de jugarreta con la fe pública, me refiero también en materia de pre natal y tener que ver la billetera de Felipe Larrain para tomar una determinación. Bien lo decía el propio Ossandon, alcalde de Puente Alto RN hace unos días atrás, que se están enredando y pisando los cayos, si la discusión pasa por una cosa economicista, la percepción de la ciudadanía es que no se desea ayudar, sino sólo atacar el problema someramente sin ir al fondo.

Lo mismo pasa con la reconstrucción la cual camina para los 2 años y aún miles de familias siguen esperando, se pidió un acuerdo con la oposición con materia del Royalty para sacar de ahí as platas y al parecer aprobado se sigue sin saber como hacerlo. Luego el tema del lucro y la calidad en la educación son materia que comienza a calentar otro ámbito social. El sueldo Mínimo, es una vergüenza y una vez más en vez de conversarlo con los trabajadores el ejecutivo prefiere pasar por arriba de ellos y enviar un proyecto al congreso para aprobar una miseria, que el propio Ministro Larraín identifica como buena y que servirá para que los más pobres tengan un mejor poder adquisitivo, ¿que consumirá este ministro?. La unión civil enfrentado por el grupo de conservadores fundamentalistas que no hacen nada más que imponer con cero capacidad de abrirse al diálogo y darle una correcta interpretación a los derechos de los seres humanos, nacemos en igualdad de derechos, pero terminamos aislando y mermando como extraños a los que tienen una opción distinta.

Luego se suma a lo anterior el 7% de los jubilados que no es para todos si no sólo para un número que en forma arbitraria se determina desde el ejecutivo, y ni hablar del famoso bono de los 50 años de matrimonio, otra medida con letra chica que beneficia solo a esos y los que están por sobre esa edad deben esperar, ¿esperar a que se mueran?. Sumo al anterior un punto que no se ha dado mucha importancia por los ambientalistas pero es muy gravitante en la población, me refiero a los transgénicos y la aprobación de un convenio internacional sobre este tipo de semillas, en donde la propia ministra Vocero de Gobierno mantienen un grave conflicto de interés por lo que agricultores y dirigentes Mapuches de la región de la Araucanía han pedido en estos días su renuncia.

Describo una serie de dificultades, ¿solución hay?, claro que si, pero no usando la palabra dialogar como carta de chantaje, el diálogo no se impone con concepto preconcebido, el diálogo se busca en la conformidad de poner algo de cada parte en conflicto. Tanto el Presidente como el propio Lavin piden dialogar, pero bajo sus conceptos y formulas, como que la contra parte fuese simple espectador. Para que se logren acuerdo es urgente comprender que muchos temas son de importancia y no comenzar a descalificar o desmerecer al oponente, las marchas no son sólo una expresión de fatiga, son el deseo de que la sociedad se entere que hay un grupo que gobierna y no desea comprender que hacen gobierno para la gran mayoría y no para sus intereses personales o la formula que ellos estiman adecuada.

La indignación no es un número que se pueda medir, además la gente que sale a la calle no son cifras de mayor o menor conveniencia en el cuadro estadístico, cada ser que se manifiesta representa un descontento y ese descontento tiene amigos y familia que esta siendo representado en el acto del manifestante. En tiempo de la dictadura también se trataba de ocultar esta realidad, más llego el día del plebiscito y muchos dijeron hasta aquí llegaste. No subestimen a la ciudadanía, menos hoy cuando las redes sociales están cumpliendo un rol tan importante como ese que no saben o no quieren cumplir en su fondo los medios de comunicación social que sirven al grupo de poder.

Nadie tiene seguro su espacio si comienza hacer chambonadas, han caído presidentes en países que tuvieron la tranquilidad de no moverse porque ejercían un poder complejo bajo una pantalla de democracia imperfecta y terminaron derrocados, más de alguno salió del palacio de gobierno huyendo en un helicóptero. Ojala que no sea el caso de Chile, aún se puede mejorar la puntería, espero que esta puntería no sea hacia la ciudadanía y se logren dar cuenta que se puede recuperar la brújula. Mientras ello no suceda el descontento crecerá y con esto la derecha sólo perderá la posibilidad de seguir siendo gobierno.

Comentarios   

 
0 #1 María Georgina Yáñez Molina 28-06-2011 15:20
La movilizaciones son respuestas a las necesidades de un pueblo que exije dignidad en todos los sentidos.
No te imaginas Manuel cómo concuerdo contigo en cada punto de tu artículo.
Es necesario de leer temas de la contingencia y muy bien explicado.
Un contenido que hace despertar a los que están adormecidos aún.
Citar | Reportar al moderador
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar