Última Hora:

OMAR CACERES: POETA CAUQUENINO. PEQUEÑA RESTAURACIÓN DE UN ESPÍRITU.

AddThis Social Bookmark Button

Con ocasión de conmemorarse el mes del libro, he decidido escribir estas líneas en homenaje a este mítico escritor coterráneo.

Con un solo libro editado en vida, y fallecido en plena juventud, Omar Cáceres pasó a la historia como una de las figuras más enigmáticas e innovadoras de la literatura chilena.

Sus orígenes en tierra cauquenena parecen ser un detalle ignorado y casi desconocido para quienes tienen la esporádica osadía de revertir la carga diaria de nuestra cotidianidad. Y es que su poesía aparecía querer trascender cualquier dimensión geográsfica y temporal que limitara su constante búsqueda del mismo “Dios desconocido” que animara a San pablo.

Su única obra, “Defensa del ídolo”, es un resumen de un sin número de hilvanaciones metafísicas y jungueanas, donde la búsqueda del “sí mismo” quisiera al mismo tiempo llegar a la utópica univocidad del inconsciente colectivo que marcara a toda su generación.

Por entonces, este solitario vidente del Maule frecuentaba y rehuía las mismas catacumbas que congregaran a los jóvenes de su generación: Miguel Serrano, Pablo De Rokha y Vicente Huidobro, cuya contundente y generosa pluma sellara con honor su opera prima.

Por desgracia, esta incesante búsqueda de lo trascendente, debía tropezar con el barranco que la soledad, la bohemia y la mano invisible del destino reservara para un espíritu inquieto y ya decepionado, toda vez que los primeros ejemplares de su pequeña obra ardieran en la pira que el mismo joven escritor mauilino decidiera inaugurar, como último exorcismo a la mediocridad, cuando la ilusión le fuese devuelta llena de erratas y en forma de remesas.

Finalmente, Omar Cáceres fue encontrado en algún oscuro lugar que el cielo de la metrópoli reservará para su mente. La soledad, el anonimato, la subsistencia o quizás la búsqueda de lo esencial en el abismo de la bohemia lo condujeran al pantano no esclarecido de su desaparición.

Desde ya, valgan estas líneas como invitación para descubrir y redescubrir a las almas perdidas en el polvo de la palabra escrita.

Abramos paso a una nueva generación de ilusiones, que sepan abrir caminos en el historial de nuestra tierra.

Y hagamos nuestra la admonición de San Agustín:

“Temo al hombre de un solo libro”.


Por Walter Bilbao Vílchez

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 
Estadísticas del Sitio
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy724
mod_vvisit_counterAyer1935
mod_vvisit_counterEsta Semana8083
mod_vvisit_counterEste Mes47321
mod_vvisit_counterTotal5716673

Online (20 minutos atras): 40
Cauquenino / YouTube

This page require Adobe Flash 9.0 (or higher) plug in.

YouTube Gallery

Noticias

Redes Sociales
Cauquenino / TWitter
Vamos en Ayuda de Cauquenes y su Provincia
No a la Termoeléctrica Los Robles.
Manifestación ciudadana.